Post Image

Aunque crear una página web es relativamente fácil y común hoy en día, existen aspectos que es conveniente que no pasemos por alto. Ante todo, lo que más nos debe preocupar es la experiencia de los usuarios que la visiten y que ésta sea lo más intuitiva y práctica posible. Para ello, es importante prestar atención a un aspecto imprescindible en el diseño web: la propia arquitectura de la información. Te contamos a qué nos referimos…

Una cosa debemos tener en cuenta: trabajar la arquitectura de la información en una página web no solo permite una mejora del propio diseño web. También que los usuarios naveguen de una manera mucho más sencilla y sin complicaciones. Pero realmente ¿cómo se puede conseguir esto? la arquitectura de una web debe ser uno de los principales pasos a la hora de llevar a cabo cualquier proyecto.

Cómo trabajar la arquitectura de la información

Existen una serie de pasos esenciales que permiten trabajar la arquitectura de la información de una página web. Para que surtan el efecto deseado, es importante llevarlos a cabo en el orden correcto. Son estos…

  • Análisis de los datos y objetivos: hay que saber qué es lo que queremos que contenga la web (información sobre la marca, forma de contacto, horario comercial), así como los objetivos. Estos deben estar definidos desde un principio.
  • Ordenar y exponer la información: una vez recopilados los datos y objetivos, es importante empezar a ordenar para exponer esa información. En este punto, hay que pensar en categorías y subcategorías.
  • La fase de navegación: con todo lo anterior, es importante ver qué botones agregar a la página, barras de desplazamiento, menús y demás complementos que se tienen que introducir en la web para facilitar la navegación por ella.

Una vez hayamos cumplido con todos estos pasos, es importante verificar el diseño web o, dicho de otra forma, cómo ha quedado la arquitectura de la información. Algunos consejos que podemos tener en cuenta son no utilizar párrafos demasiado extensos, agregar enlaces e introducir imágenes llamativas y de calidad.

Optar por un diseño minimalista en la arquitectura de la información

Son varias las marcas que en los últimos años han cambiado, por completo, la arquitectura de su web optando por un diseño minimalista donde “menos es mejor”. El minimalismo ayuda a poner en la web solo la información necesaria y precisa. De esta manera, se evita que los usuarios se pierdan, aburran o no se paren a leer todo lo que hay escrito en la página.

En Internet se prima la rapidez, por lo que una buena arquitectura de la información es necesaria. Saber qué queda mejor al principio o al final, estructurar el contenido de una forma diferente donde prime la claridad y la estética mejorará la usabilidad. Además, podremos dirigir a los usuarios hacia lo que nos interesa. Ya sea que accedan a una promoción o que entren en la tienda online que acabamos de abrir en la página web.
Trabajar la arquitectura de la información nos ayuda a cumplir los objetivos que tenemos. Por ejemplo, aumentar las ventas, llegar a más personas o generar un mayor número de clics. Si tu web no está funcionando, es importante que revises cómo está expuesta la información. Además, si quieres, puedes adecuarte a los diferentes tipos de diseño web que están teniendo un mayor éxito, como el minimalista. Sin duda, supondrá un cambio muy positivo. ¡Tenlo en cuenta!

Next post
Cómo la digitalización es el pilar presente y futuro de cualquier empresa
Comments are closed.