Post Image

La expansión de las nuevas tecnologías ha influido en todos los ámbitos de la empresa, también en lo que a recursos humanos y reclutamiento de nuevos talentos se refiere. Las viejas estrategias de búsqueda de candidatos que entren a formar parte del capital humano de la empresa siguen ahí, pero poco a poco dan paso a otras nuevas, en este caso al Inbound Recruitment.

Principios del Inbound Recruitment

Cuando hablamos de Inbound Recruitment hablamos de una estrategia que, de algún modo, ha hecho suyos algunos de los principios básicos del marketing. Se trata de atraer y de seducir, de ofrecer una imagen lo suficientemente interesante como para que el mejor talento ponga sus ojos en la compañía y desee trabajar en ella antes que en cualquier otra.

En el Inbound Recruitment el poder ha cambiado de manos. Ya no está en el reclutador, como en los procesos de selección de personal tradicionales, sino que está en el profesional. Es él quien busca de manera proactiva y elige dónde desea prestar sus servicios. Para ello, antes de presentar su candidatura analiza al detalle los valores de la compañía, el ambiente laboral o las oportunidades de desarrollo profesional y de formar parte de un proyecto único.

Esta nueva visión de los procesos de atracción y reclutamiento del talento obligan a la empresa, y en especial a los departamentos de recursos humanos, a implementar toda una serie de técnicas, métodos y planes hasta no hace mucho desconocidos. Porque se trata no solo de atraer a los mejores profesionales, sino de convencerlos y retenerlos.

Pasos imprescindibles en una estrategia de Inbound Recruitment

Cualquier plan de Inbound Recruitment pasa por cuatro fases: atracción, conversión, contratación y retención del talento. Cada una de ellas necesita de una planificación y puesta en marcha rigurosas para dar los frutos deseados. 

– El primer paso será siempre determinar con precisión a qué tipo de perfiles profesionales se desea atraer. Definir el prototipo de candidato ideal permite emplear las herramientas y técnicas más adecuadas para que este fije su atención en la compañía.

– En segundo lugar, es imprescindible identificar esas herramientas para llevar a cabo el proceso de Inbound Recruitment. Uno de los medios más eficaces es contar con una página de empleo dentro de la web que sea accesible, atrayente y que muestre al posible candidato todo lo que la compañía puede aportarle en su desarrollo profesional. Por supuesto, las redes sociales y canales específicos de empleo son grandes aliados a la hora de reclutar el mejor talento.

– Un paso esencial, una vez que ha conseguido la atracción del candidato es convertirlo, conseguir que su interés no quede en una visita, sino que dé un paso más. Para ello es imprescindible que el proceso de inscripción sea claro, sencillo y se pueda realizar desde cualquier dispositivo electrónico.

– La siguiente fase sería, lógicamente la contratación. Se trata de cerrar el proceso de selección y elegir las mejores candidaturas. Un proceso en el que es esencial una buena comunicación, informando a los candidatos de cada paso que se dé. Este aspecto es importante porque esa experiencia, tanto si se entra a formar parte de la empresa como si no, se suele compartir y puede jugar a favor o en contra de la compañía.

En este punto acabaría el proceso de reclutamiento. Sin embargo, de poco servirán las mejores estrategias de Inbound Recruitment si no se consigue retener a ese talento. Y en ese sentido, el trabajo es arduo, creando en todo momento las mejores condiciones para que los trabajadores se sientan parte de la empresa, de sus valores y de su futuro.

De la capacidad de atraer y retener a los mejores profesionales depende hoy en día la competitividad de cualquier empresa. En un panorama especialmente complejo, las estrategias de Inbound Recruitment cobran más importancia que nunca. Pero las compañías no siempre cuentan con el personal y la infraestructura necesaria. En ese caso, la solución para no perder oportunidades pasa, inevitablemente por la externalización del servicio.

Next post
Outsourcing de IT y los beneficios de la tercerización