Post Image

El concepto de contrato está muy arraigado en la sociedad como manera en la que dos partes se ponen de acuerdo para recibir prestaciones de forma mutua. Es un tipo de acción que casi se realiza a diario (para conseguir una tarifa móvil o para comprar un coche).

Los contratos tanto entre particulares como entre empresas se realizan para ser cumplidos. Para ello se establecen las condiciones necesarias y las consecuencias si no se cumplen con las obligaciones. Esto requiere de seguimiento por las partes y de la interpretación del contenido del contrato (que en algunos casos se realiza por terceros). ¿Cómo afecta el desarrollo tecnológico a todo esto?

Este sistema de contratos puede quedar algo desfasado y obsoleto para el mundo digital. En un escenario donde los cambios se producen muy rápidamente es necesario encontrar un sistema que ofrezca las garantías y la efectividad necesarias. Por esta razón nace el concepto de Smart Contract.

En la actualidad estamos viendo como el adjetivo Smart se ha añadido a muchos equipos tecnológicos como televisiones, teléfonos o incluso relojes. Pero ¿cómo se aplica este concepto a un término más jurídico o social como es un contrato? En realidad, el contrato inteligente no es algo tan reciente como puedes creer.

De donde nace la idea de contrato inteligente

La idea de Smart Contract apareció por primera vez en boca del jurista y criptólogo Nick Szabo en 1995. Era un concepto teórico muy interesante que no se podía desarrollar por falta de tecnología. La idea básica era contar con líneas de programación que permitieran la ejecución automática de contratos sin necesidad de ningún tipo de intermediario.

La verdadera revolución es que no existía posibilidad a fallas en el cumplimiento ni confusiones en la interpretación. El contrato inteligente funcionaba siempre que se dieran las condiciones necesarias sin nadie pudiera intervenir para modificarlas de manera unilateral. En aquella década no existía ningún entorno que lo permitiera.

Es con la llegada del sistema blockchain que se hace posible la realización de Smart Contracts. Mediante este sistema se consigue la suficiente transparencia que permite la realización de este tipo de operaciones que una vez creadas son inmutables. Son una serie de comandos e instrucciones que son totalmente visibles y que se cumplen de manera automáticas.

Con esto se consigue también que el cumplimiento no necesite ser supervisado ni por terceros ni por cualquier tipo de autoridad. No se usa lenguaje verbal o escrito que pueda dar a lugar a malinterpretaciones. Se basan en scripts que están distribuidos en miles de nodos y por este motivo son tan difíciles de alterar.

Utilidades y ventajas del Smart Contract

Las aplicaciones de los contratos inteligentes son muy variadas. Se pueden usar para gestionar la propiedad, para la tramitación de seguros e incluso para las herencias. Es evidente que para el ámbito empresarial tiene muchas ventajas ya que permite la realización de operaciones de manera más eficientes y sin riesgos. Además,se ahorran muchos procesos de negocio que permiten una mejor gestión de recursos.

Gracias al sistema de contratos inteligentes resulta más seguro hacer negocios con desconocidos sin necesidad de intermediarios. Se establecen unas instruccionesque se va cumpliendo siempre hasta que se den unas determinadas condiciones. Siempre se puede acceder a la información y la transparencia evita los posibles fraudes.

En la actualidad el modelo Smart Contract se está usando sobre todo para el trading de Bitcoins. De esta manera se consigue el acuerdo entre las partes de manera ágil y segura lo que ha permitido el éxito de esta moneda virtual. Debido a todas las ventajas que ofrece ha hecho que su aplicación resulte muy interesante para muchos otros ámbitos.

Existen diversas plataformas como Ethereum, Hyperledger, Counterparty, Rootsock o Corda donde se puede hacer uso de los contratos inteligentes. Muchas entidades bancarias ya están usando el Smart Contract como modelos para realizar muchas operaciones. De hecho, en el sector financiero es donde puede tener un gran potencial.

Es importante señalar las diferencias entre los Smart Contractas y una API. En este último caso estamos ante un software que permite el intercambio de información mediante el establecimiento de protocolos. Pero sin embargo siempre se alberga en un servidor que es controlado por alguien. De esta manera siempre puede existir la posibilidad de modificar los términos de un contrato realizado por este medio por una de las partes. En Aratech te ayudaremos a sacar el mayor partido a la tecnología blockchain. Nuestro equipo de expertos encontrará las soluciones que mejor se adapten a las necesidades de tu empresa. Podrás sacar el máximo partido de los contratos inteligentes para conseguir tus objetivos de negocio. Contacta ya con nosotros para conocer todas las posibilidades. ¡No esperes más para acceder a la tecnología del futuro!

Next post
¿Qué es el Internet de las Cosas (IoT) y cómo puede ayudar a tu empresa?