Post Image

Cada vez es más importante para las empresas conseguir profesionales tecnológicos en un mundo donde las innovaciones cambian de manera continua los procesos de producción. Todas las ideas de negocio requieren, en mayor o menor medida, de un desarrollo tecnológico que permita aprovechar las ventajas que proporcionan los medios digitales.

Por eso, la figura de lo que se conoce como Tech Recruiter es cada vez más relevante en las empresas. Como tal se entiende aquella persona integrada en una empresa que se dedica al reclutamiento de profesionales tecnológicos para desempeñar tareas tanto de ingeniería como de tecnologías de información.

Para desempeñar esta misión, el Tech Recruiter necesita de las competencias profesionales propias de la localización y captación de talento, pero también requiere de otras, más particulares, relacionadas con el perfil IT que pretende reclutar. 

Un Tech Recruiter cuenta con una labor compleja y apasionante que debe saber desarrollar si quiere conseguir atraer a los mejores candidatos tecnológicos a una empresa. Estas son las competencias profesionales que debe tener para lograr el éxito en su trabajo:

Se mantiene al tanto de las tendencias en tecnología y las comprende.  Esta competencia del Tech Recruiter es la que más diferencia esta figura del resto de reclutadores. Siempre deberá estar a la última en las innovaciones que se producen ya que esto establecerá de manera clara el perfil profesional que busca. 

Cuenta con particulares habilidades de comunicación. Lo normal es que un reclutador sea capaz de comunicarse con soltura tanto por escrito como oralmente. La escucha activa también es otro de los valores que se atribuyen a estos profesionales. El Tech Recruiter deberá, además, manejar el lenguaje tecnológico y, también, tendrá que saber moverse en las redes sociales ya que de esta manera logrará llegar a los perfiles deseados.

Debe saber vender el puesto de trabajo. El perfil del trabajador IT resulta difícil de captar ya que en la actualidad cuenta con mucha oferta. Por eso el Tech Recruiter debe ser capaz de hacer atractivo el puesto de trabajo que ofrece. Para ello se puede servir, incluso, de técnicas de marketing.

Trabaja por objetivos. El Tech Recruiter trabaja de manera sistemática estableciendo planes de acción concretos. Siempre es capaz de evaluar en todo momento su trabajo y sabe que el feedback es la mejor herramienta para conseguirlo. Establece metas realistas y cuenta con afán de superación.

Es un trabajador estructurado. La organización es fundamental para que el Tech Recruiter pueda realizar sus tareas. Deberá contar con una agenda organizada que permita el cumplimiento de todas sus tareas en plazos. Tiene que realizar reportes de manera estructurada y clara que funcionen como información veraz sobre su rango de cumplimiento a sus superiores

Consigue tomar decisiones. Esto se logra porque el Tech Recruiter cuenta con una gran capacidad analítica en un mundo tan cambiante como el tecnológico. Debe saber actuar ante la incertidumbre mediante el uso de los aprendido mediante la experiencia. El Tech Recruiter es capaz de asumir la responsabilidad de sus errores y aprender de ellos.

Logra adaptarse al cambio. Muy relacionado con lo expuesto en la capacidad anterior, el Tech Recruiter es una persona dinámica que no teme a lo nuevo. Se muestra flexible ante las dificultades y es capaz realizar los cambios pertinentes. Es capaz, también, de gestionar los conflictos de manera eficaz y productiva.

Es un constructor de relaciones. Para conseguir realizar su trabajo, el Tech Recruiter debe saber moverse con fluidez en el mismo escenario donde los profesionales tecnológicos se encuentran. Esto lo consigue estableciendo relaciones de confianza que logran mostrándose accesibles y conocedores del medio. 

Sabe cómo gestionar su propio estrés. El trabajo de Tech Recruiter es muy apasionante pero también puede llegar a ser muy agotador. Para conseguir lograr sus objetivos deberá cuidar de su salud mental. Para eso también deberá programarse descansos y también deberá saber comunicar sus dificultades a sus superiores. Esto también es importante para mantener una correcta imagen frente a los candidatos.

Muestra paciencia y tolerancia a la frustración. Cuando los resultados no son los esperados o el nivel de cumplimiento de los objetivos no es el deseado, el Tech Recruiter sabe reponerse y sacar fuerzas para superarse. Mantenerse motivado es importante para conseguir lograr el ritmo de trabajo adecuado. Puede que no se consigan candidatos, o que las vacantes no cubran rápidamente, pero no por ello hay que darse por vencido.

Propone soluciones. Esta es una de las principales características de Tech Recruiter es una persona dinámica que siempre busca como resolver problemas. Como siempre la motivación es la principal herramienta para poder tener una visión positiva para superar inconvenientes.

El Tech Recruiter es una de las profesiones más interesantes de la actualidad que requiere de profesionales con alto desempeño y que se encuentren muy identificados con la cultura de empresa. En Aratech te ofrecemos los mejores servicios de Recruitment IT que te ayudan a conseguir tus objetivos más ambiciosos.

Next post
Cómo ha evolucionado el recruitment tecnológico en España